array(5) { [0]=> array(2) { ["uxbarn_fullscreen_slider_slide_type"]=> string(5) "image" ["uxbarn_fullscreen_slider_image"]=> string(102) "http://ciudadanosdelmar.com/workinprogress_newwebsite/wp-content/uploads/2015/03/bck-ini-velero_ju.jpg" } [1]=> array(2) { ["uxbarn_fullscreen_slider_slide_type"]=> string(5) "image" ["uxbarn_fullscreen_slider_image"]=> string(114) "http://ciudadanosdelmar.com/workinprogress_newwebsite/wp-content/uploads/2015/04/bck-ini-bocas-del-toro-panama.jpg" } [2]=> array(2) { ["uxbarn_fullscreen_slider_slide_type"]=> string(5) "image" ["uxbarn_fullscreen_slider_image"]=> string(125) "http://ciudadanosdelmar.com/workinprogress_newwebsite/wp-content/uploads/2015/04/bck-ini-cayo-coral-bocas-del-toro-panama.jpg" } [3]=> array(2) { ["uxbarn_fullscreen_slider_slide_type"]=> string(5) "image" ["uxbarn_fullscreen_slider_image"]=> string(112) "http://ciudadanosdelmar.com/workinprogress_newwebsite/wp-content/uploads/2015/04/bck-ini-cayo-limon-san-blas.jpg" } [4]=> array(2) { ["uxbarn_fullscreen_slider_slide_type"]=> string(5) "image" ["uxbarn_fullscreen_slider_image"]=> string(111) "http://ciudadanosdelmar.com/workinprogress_newwebsite/wp-content/uploads/2015/04/bck-ini-dolphin-bay-panama.jpg" } }

La Rana Roja

Paso las últimas horas del viaje controlando el consumo del motor del JU. La fuerte corriente en contra nos ha hecho gastar casi el doble de combustible. ¡Por un momento pensé que no llegaba!

Entramos a la bahía de Bastimentos ya al atardecer y aparecen en dingy (bote auxiliar) por la proa, Jorge y Ruth del Larete . Se suben al barco y después de saludarnos efusivamente nos guían entre los manglares hasta Red Frog Marina. Ellos ya tienen el catamarán casi preparado para hibernar.

La marina, perteneciente al grupo IGY Marina (grupo de Marinas extendidas por todo el Mar Caribe), y resulta ser un lugar increíble, entre manglares, justo en medio de un Parque Natural. Un lugar muy recomendable por los servicios que ofrece la marina y por su entorno. 

La llegada es casi un golpe para nuestras costumbres adquiridas durante dos años. Después de amarrar el barco se suceden las novedades; Ya no hay que usar el dingy para desembarcar. Un simple paso y ya estás en tierra. Una ducha larga, muy larga y con grandes cantidades de agua, ¡y dulce! Y caliente. Un bar y….una piña colada bien helada con la compañía de Jorge, Ruth y Judith, que la toma sin alcohol. Y como no, unas risas comentando nuestras vivencias aquí en Panamá y cuando nos conocimos hace ya casi 2 años en Dominica. No tengo que repasar el fondeo ni la cubierta del JU antes de ir a dormir pues amarrados no hay ningún peligro. Que tranquilidad.

Dormimos como angelitos después de la travesía, nada se movía dentro de la marina.

Durante 2 años de viaje tan solo hemos pernoctado en marina unas 9 veces, pero el resto del tiempo, siempre fondeados. Se está más fresco.

Al día siguiente Christy, que trabaja en las oficinas de la Marina, nos trae una invitación para una barbacoa al puro estilo de Texas organizada por la Marina. Si algo hacen bien los americanos es organizar. Nos invitan a pollo, costilla de cerdo y cervezas. Nosotros aportamos una ensalada fría y el Larete una tortilla de patatas que tuvo mucho éxito entre los americanos.

Los primeros días nos lo tomamos en calma y alternamos el trabajo de puesta a punto del barco con paseos por la selva y baños en la playa. Pero a los pocos días nos damos cuenta de la cantidad enorme de trabajo atrasado durante 2 años viviendo en la mar.

A quien pueda interesar saber los trabajos de mantenimiento del JU y los que hay que hacer para hibernar un barco en latitudes tropicales donde el calor, las lluvias y la humedad son la tónica general en la época de lluvias entre Setiembre y diciembre:

– Reparar dos agujeros hechos por el ancla en la puntera del JU que ya estaban cuando compramos el barco. Lijar, enmasillar, lijar y pintar.

– Pinto con anticorrosión la botella de Bucear y el ancla de respeto.

– Le doy la vuelta a la cadena que a pesar de tener un año y poco de vida ya esta gastada.

– Las tres velas son arriadas y llevadas al Sr Lobo para reparar. Ninguna se ha roto pero todas tienen alguna cosita que recoser.

– Vacio la sala de maquinas que hasta ahora era un cúmulo de trastos, lo limpio y pinto. Ahora ya tengo acceso fácil a todos los aparatos que controlan al JU.

– Hay que cambiar el tubo de escape de acero inoxidable. Ya hace más de un año que pierde agua por varias grietas a pesar de la gran cantidad de pasta selladora que le puse hace 1 año. El agua  viene contaminada con los gases del motor.

– Hago la revisión de los dos motores; cambio de aceite y filtros y los dejo funcionando un rato con agua dulce pues estarán parados durante 5 meses. El impeler del motor del JU lo cambiaré a la vuelta pues no tiene sentido cambiarlo ahora y que se quede 5 meses doblado sin funcionar.

– Llenamos el barco de diesel pues de este modo los tanques tienen menos superficie donde se pueda condensar agua y minimizar de este modo la creación de algas y moco.

– Con maderas sacadas de una obra abandonada fabrico 4 estanterías destinadas a guardar todo lo que nuestro nuevo ciudadano del mar, Aleix, va a necesitar.

– Nos deshacemos de todo aquello que no usamos. Aprox. Unos 80kg que ocupan algo más de 1m quadrado, que no está nada mal.

– Limpieza a fondo de todo. Todo es vaciado, limpiado y pintado.

– Limpiar todos los inoxidables. Dentro y fuera.

– Lavar toda la ropa incluido fundas de camas y sofás. Empaquetarla al vacio si es posible.

– Un truco para evitar la creación de hongos por humedad en el interior del barco, consiste en pasar un trapo con vinagre mezclado con un poco de agua, después de haberlo limpiado.

– Tirar espray de silicona a todos los plásticos, acero, bronce, latón…Aísla del salitre.

– Alquilamos un deshumidificador que mantendrá la humedad del aire al 50% en el interior del barco.

– Tapamos todas las ventanas y escotillas con papel de plata para evitar al máximo la entrada de luz que ayuda a la creación de hongos.

– Instalo una bomba de achique automática por si tenemos alguna entrada de agua inesperada.

-Etc.

Volvemos a Barcelona. Yo con 10 kg menos de peso que hace dos años, cuando empezamos este viaje y Judith con unos kilos de más, pero nuestro cascarón en el mar, ha quedado más limpio y en mejores condiciones que nunca. Así que el año que viene el JU estará preparado para trabajar y hacer Chárter en San Blas una temporada más.

¡Se me olvidaba!… la ranita roja (Dendrobates pumilio) que da nombre a este precioso Parque Natural , la vimos en las manos de un niño del grupo indígena Ngobe-Buglé y nos pedía 1$ por hacer una foto. No lo hicimos. Esta práctica está totalmente prohibida pues pone en peligro la supervivencia de este anfibio endémico de la isla de Bastimentos.a

Foto bajada de Internet

ciudadanosdelmar.com

Acerca de ciudadanosdelmar.com

  •  
  • Facebook
  • Google+
  • Flickr

Tags

10 Comentarios

Deja tu opinión

1 × cinco =

Loading